Alicia Fuentes Calle

Es defensora de la diversidad lingüística y cultural.

Apasionada por las distintas manifestaciones simbólicas de las culturas.    

Es a ella a quien debemos el concepto del logo que nos representa.

Qui'-Chak

Qui: es la primera sílaba de (El) Quijote. ‘Quijote’ es el sobrenombre que Alonso Quijano adopta al convertirse en caballero andante en la novela de Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605-1615). Considerada obra emblemática de la literatura española, su protagonista, el Quijote, se ganó a través de los siglos el corazón de lectores de todo el mundo. Lector apasionado de novelas de caballerías que acabó traspasando la débil línea entre ficción/sueño y realidad, el Quijote se lanzó a los caminos junto a su escudero Sancho Panza para vivir aventuras de caballero andante, auxiliando a desvalidos y víctimas de injusticias, entrando en conversación con los caminantes, burlado por su ingenuidad y nobleza de espíritu, tratado de loco por confundir molinos de viento con gigantes. El Quijote de nuestro logo mira con esas ganas de mundo y conversación al jaguar, al que quizá está, como es su costumbre, soñando despierto.

- ’ : el apostrofo (o glotal), le da el sonido maya a la sílaba Qui, resultando Qui' (ki').

Chak: es la primera sílaba de Chak mo’ol (Jaguar).

En la cultura maya prehispánica el jaguar, -Chak mo’ol (mejor conocido como Báalam)- se asociaba[1] con diversos aspectos como el poder, la muerte, las prácticas chamánicas, el cielo nocturno, el inframundo, pero también la agricultura y la fertilidad.

Fue visto como un animal poderoso y peligroso, portador de energías provenientes del inframundo y, aunque no se le consideraba una deidad, era un símbolo de poder reinante en la parte oscura del mundo… su piel  manchada se asemeja al cielo estrellado, por lo que el jaguar tiene dominio sobre la noche[2].

Qui’-Chak: pronunciado Ki’chak en el habla coloquial de los mayahablantes, como en “(kexi’) ka ki’chak” significa: “(ojalá) que se ponga bueno, sabroso, interesante”. Así Qui’-Chak (ki’chak) está en consonancia con la misión y visión del proyecto: ojalá que cada acción encaminada  hacia la vitalidad del maya y hacia la equidad lingüística entre los hablantes de maya y español se ponga interesante: "que se disfrute, que se reproduzca".

Además, los hablantes de maya, -jugando con la fonética, como es lo habitual (juego de palabras)-, también pueden atribuirle otros significados, desde los más refrescantes hasta los más calientes.

     

 

[1] Aun en nuestros días es un símbolo de poder y sabiduría, de dualidad, oscuridad-luz.

[2] Tomado y adaptado de: www.mediateca.nah.gob.mx